MIS INSTANTES

Hace unos instantes, no sé cuanto, 30 minutos, qué sé yo, ¿lo que le toma  a un bebé dar un paso? ¿Quizás dos? ¿La distancia entre el ante ayer y el post mañana? Qué se yo. El teléfono, su voz, mi voz, sus anécdotas, mis bromas, la sombra que le combina a mi luto, sus dientes mordiendo el vientre de mis recuerdos, su espera por mí el próximo viernes, la lasagna que le cocinaré el sábado, los sabores que me robaré de sus labios, las caricias en mis caderas que me dará cuando juego con los ingredientes… Me acordé de olvidarme que tengo que quedarme tres y más de una eternidad.

Loco de querer estar, atado sin mostrar resistencia, la ropa en el suelo, el sueño en la cama, the triumph of a heart  en la tele, pensamientos que me dicen que da igual morir, ideas que no pueden tocar mis pies, suplicas que no encuentran formas en mis palabras, el cielo que sí se acaba, el infierno que agasaja y cuyos fuegos miman… Y le escuché en mi sordera y sus manos traviesas que no querían estar.

Le dije, “camina hacia mí”; “Estoy muy lejos” – respondió, un paso, dos, tres, contamos hasta mil, despacio, con arrebato, entre lenguas. Dientes, vientos, huracanes, nueces haciendo crack, sí estaba escuchando a Alejandra Guzmán, como siempre, más de una vez, ya cerca, se sentía… Encendí la luz para que viera el camino a mí, ya lo sabía, no hay necesidad de luz, conozco su olor, lo siento cerca, pero como siempre, nada se ve ni nada sabe igual.

Hablábamos de larga distancia, cometió una falta de ortografía al decir que me esperaba, no la notó, no me importó, mis defectos le enloquecen, sus flaquezas me fascinan, tic-toc hacía el reloj, ring ring o qué se yo, el microondas sonó, la comida estaba tibia, como el recuerdo y sus brazos, a mi boca, como sus besos, se dirigía, siempre, antes, como siempre, como entonces.

Hace unos instantes, la oscuridad me pidió mi atuendo prestado, pobrecilla no distinguía mi desnudez, me disculpé, guardó silencio, volví a hablar por teléfono, ahora ya eran palabras de algodón escritas en la gentil geometría de mi estupidez siempre perspicaz y sangrante como el adiós que nunca se consuma.

Hace unos instantes, mi porvenir, como mi devenir, la semilla que brota de mi fruto, sobre mis manos, canta para mí… Como siempre, en la espera de la lluvia de su amor rojo color carmín.

Advertisements

About Rafael Angel

Teaching and Learning Director; Language and TOK Teacher; lives for traveling, reading, learning and tasting new flavours; culture and art lover; passionate about cinema and music. IB MYP, DP Workshop Leader. Mexican YouTuber and Soundclouder.
This entry was posted in Thoughts around the world. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s